CARTA III

Cartas de amor y desamor anónimos.

CARTA III

10 de diciembre de 2013
¡Hola!:
Está bien, acepto que mis emociones carecen de expresión cuando te pones a leer mis sentimientos, pero ¿qué se puede esperar de una carta vista a través de una pantalla? Hace unas horas resolví escribirte a mano, con letras a mi estilo, con pluma de tintero, sin más color que la luz de mis palabras.  Te prometo darte en sobres mis escritos.
Hoy fue un día de apuros: tuve que entregar mi último ensayo del semestre, limpiar cada rincón de mi recámara, ordenar mis libros y los montículos de carpetas que mantenían mis muebles, y, sobre todo, porque salí corriendo  a comprarle un presente a mi pequeño hermano. Sí, quizá lo adivines, festejamos un cumpleaños en mi casa, hubo un pastel y todos cantamos Las mañitas… ¡En qué mes y a qué hora y dónde naciste! Yo nací en manos del sol, a la mitad del año.
Cada vez más añoro saber algo de ti con tus palabras. No sé qué fulgor me alumbra en mis ratos solos, que te imagino ver y doy vueltas tras vueltas por los recuerdos venideros de mi vida. Puedo estar con el alma baja, a medio morir, pero te pienso, y todo cambia: mi voz, mi presencia, mi trato… Mi anedonia y mi abulia se vuelven energía… ¿Será que me pasaré el resto de mis días pensando en ti, nada más por mantenerme alegre? No, no quiero seguir así, ven; ven, que no resisto tanto: los días me arrancan de esta tierra, poco a poco…
Bien, aparte de pensarte, creo que es oportuno comentar que mi pasatiempo es escribir o leer poemas. No hay arte más sublime y sutil, más fiel y verdadero que la poesía. ¡Me agrada la escritura! Pertenezco a las letras desde mis quince años. Mi materia favorita es la gramática y mi libro favorito el diccionario. ¿Sabes qué estructura de poesía es mi preferida?, ¿lo presientes? Mira, te lo digo:
Aunque escurra arena de mis versos
Sean rumores o parezcan leños
Y rocen con las piedras en los suelos
Aún así de nuevo haré un soneto.
Aunque rudeza den a lo que invento
Malogren lo que escribo o lo que creo:
¡Penen mis pöemas, que toquen como eco
Que yo de nuevo nuevo haré un soneto!
Aunque me eleve leve en el vïento
Y quede en la vereda de lo incierto
Más aún de nuevo haré un soneto.
Aunque porque con viejas manos tiento
Según me calmen dándome veneno
¡Pero de nuevo nuevo haré un soneto!
Me apasiona hacer sonetos, no dejo en otra actividad mis emociones ni mucho menos la esencia de mi ser por la que vivo.  Tan sólo al ver esta estructura, siento que es poesía, sea cual sea su contenido; me arroba el corazón en el momento. Dime, ¿hay algo que te atraiga tanto, tanto que te absorba el alma?
Acércate a mí, despacio y con ternura, que estaré siempre con las manos levantadas a esperarte. Necesito exacerbar todo el amor que guardo entre mis lágrimas que lloro cuando pido alguna vez que te asomes a mi puerta, me llames y me digas, al mismo tiempo en que te veo: ¡vengo para amarte!.

Posdata.
Sé que nunca es tarde para conseguir nuestras metas y objetivos, si el corazón, aún latiendo, vocifera entre el mayor silencio: ¡ve, adelante, tú puedes alcanzar todos tus sueños! Mi corazón murmura que te espere…
Mis cartas
Mis cartas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .