CARTA IV

Cartas a un Amor Desconocido
Cartas a un amor desconocido

CARTA IV

12 de diciembre de 2013

¡Hola!:

.
Espero que no te moleste que te escriba lo que siento  otra vez, pero no hallo otro modo tan sincero y adecuado para mi expresión. Te aseguro que lo hago con entusiasmo y, todavía, con esperanza de alcanzar lo que busco ansiosamente: enamorarte.

.
Sí, ya casi es navidad, y el frío ha aumentado tanto donde vivo, que nadie sale sin haberse cubierto de pies a cabeza de un conjunto de prendas que los mantenga dizque seguros a no enfermarse. Todos andan como locos diciendo que nos abriguemos y no nos expongamos a cambios de temperatura, ¡no entiendo tanto el alboroto! Yo prefiero el frío, no le temo, lo disfruto. El calor me parece aborrecible, opino que más daño causa. ¡Abrigarse, para qué! Si me abrigo, estaré ocultando más el alma, y no quiero hacerlo.

.
Aún y con el frío la gente decidió salir y quedarse por un largo rato en la calle, escuchado atentamente la misa. Hoy fue un día de fiesta para mi país, no creas que fue el aniversario de la Independencia o la Revolución mexicana; no, hoy se celebró el día de la Virgen de Guadalupe.

Soy alguien no tan sociable, siempre estoy en soledad, aunque mi madre dice que mi corazón es noble y halla paz en donde quiera que esté presente. Mi actitud es buena, sólo que no hablo mucho, callo siempre, pienso a menudo, ando en los sueños… ¿Esto es, acaso, un defecto  y dañino a la vez para los demás y mi persona? No lo sé, pero concuerdo que me da una extraña distinción entre la gente.

Me asombré por ver a una variada multitud: niños, jóvenes, adultos y ancianos. Otras familias y la mía acudimos con una imagen religiosa o un balde de agua para bendecir. Los colores de las telas más las luces de los cohetes más los juegos artificiales me han colmado de alegrías momentáneas y de sueños imposibles (te los contaré en otras cartas).

Los grandes cohetes expandían sus luces por el cielo. Los observé, subían directamente hasta topar con el llano oscuro de los valles y horizontes, abrían sus alas coloridas y se deshacían en una lluvia luminosa: de rojo a naranjado, de naranjado a amarillo y de amarillo a blanco… ¡Fue maravilloso, pero no estuviste para verlo! ¡Yo cavilé mientras la vista alzaba: ojalá estuvieras aquí conmigo!

.
Ah, creo que ahora, en este momento, mis ojos me arden y se obsesionan por llorar a gritos; mi compulsión es llorar y llorar sin causa aparente; no obstante, desde que te escribo, mi lamento se apacigua. ¡Habrá alguien tan desdichado aún y con deseos hermosos? Viendo los cohetes y los juegos artificiales deduje que hacen lo mismo mis sueños: ¡suben a lo alto, se mantienen un instante y luego caen en lágrimas!

.
Recelé que hubiera adolescentes con su pareja, riendo como nadie, riendo tanto como yo en mis actos ideados en momentos de locura. ¿Ellos merecen hallar amor verdadero aún más que yo? Conviene ponerte este soneto, que hice hace dos años, pidiendo encontrarte:

.
Quién me dijera del amor que indago,
Del amor que uno sueña y nunca halla;
Pero hay quienes no quïeren y captan
Amor que no merecen a su lado.

 Ah, qué razón cautiva ecos y clavos
A mis prisas de amar que me rematan…
Ah, qué razón me quiebra como vara
Cuando interviene y me oculta lo que amo.

Hay un amor eterno en cada casa,
Así como también uno que engaña:
Quiero un amor que ame hasta que müera.

 Quién supiera imitar lo que deseo,
No amar como los otros, no interesa:
¡Ay amor, yo que busco y no te encuentro!

.
Ahora no me quejo tanto por haber perdido tiempo estando confinado en mi habitación, pero últimamente he salido lejos cada vez que puedo para averiguarte. Lo malo es si no estás en mi país, ¡qué puedo hacer yo! ¡Quién me dirá si tan cerca o si tan lejos estás de mí! ¡Quién me dirá si también a mí me esperas!…

.
Posdata.

Diariamente pido a las estrellas, a los Santos y a Dios mi único deseo: amar y ser amado. Me abundan los anhelos tanto que no llego a contarlos ni a obtenerlos todos, pero el primero sobre todo es el que ya te he dicho. ¿Tienes un deseo tan importante que todos los demás si los obtienes, poco te importen y no te dejen satisfecha?

Atte. Osfelip

Cuentaunsoneto
Mi carta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .