Carta segunda

 

Cartas de amor

.
.
CARTA SEGUNDA

30 de junio de 2014

 .

Querida Margarita:

Esperé impacientemente tu respuesta. Desde que te di mi carta han pasado veinte días interminables sin saber de lo que piensas. Mis peticiones de tu boca al aire se esfumaron, y de tu memoria al olvido quedaron mis palabras. Pero de nuevo yo te escribo.

.
No se hacen cartas hoy en día, y si se hacen, no se entregan, jamás se corresponden. Numerosa gente se incomoda porque le parecen anticuadas. Entiendo, aunque no lo acepto. La felicidad más profunda, Margarita, alguna vez lograron los poetas que, motivados por el sentimiento y la emoción de amar con el mismo amor o todavía superior al que les daba la persona amada, entregaron cuerpo y alma a sus detalles. ¿Crees que les hace falta espíritu a mis cartas?

.
Esperé por mucho tiempo enamorarme… ¡Y al  fin discurre en un vaivén de locura y de razón un profundo sentimiento en mi alma! Las aguas de mi llanto se tornaron limpia llama que, lenta y suave, arde por mi piel sin causarme daño alguno. La gracia que me dio el amor, va más allá de mis fortunas venideras.

.
Vehemente te busqué por todas partes. No sabía por dónde o cuándo llegarías, ni cómo eras; no obstante, hoy te miro y luego sé que eres tú a la que quiero amar como nadie en este Mundo. Pregunté por ti en todos los lugares que me rondan, o, que son, tal vez, colindantes al lugar donde vivo, y hasta

En sueños te busqué en cada segundo
En que fluye mi sangre de un latido,
En que yo, con mis ojos, de un llorido
Empapo a mi alma y a mi cuerpo inundo.
.
Te busqué amor astral, amor inmundo,
Por vías de mi anhelo más querido,
Con bálsamos de cuerpo derretido,
En mis recuerdos, siempre moribundo.
.
Les cerré mi alma a mis amores falsos,
Que sin afecto mal amor me daban,
Que sin afecto sólo me mataban…
.
Les abrí mi alma a los amores balsos,
Con mis versos, que buen amor me dan,
Pues si los leo, aquí conmigo van…

 .
¡Te hallé! Ya no me basta la poesía donde el amor se cuenta de manera encantadora. Si en verdad uno viviera tales situaciones de las que hablan los poetas y poetisas enloquecidos por el amor sublime y fantástico en sus versos, ¿qué sucedería? ¡Quiero saberlo! Amo los poemas con locura, pero nada me conformará más como lo haría tu presencia junto a mí.
.
Te pido sinceramente que, si no he de tener alguna carta tuya, aceptes verme al menos este fin de semana. Te pido una cita, para que podamos hablar con tranquilidad. Las dudas que ahora nos perturban desaparecerán después de conocernos.  ¿Qué dices, Margarita? ¿Podrás verte conmigo?

 .

Posdata.

Discúlpame por el aburrimiento de mis cartas, pero mientras pases cerca de mí y me veas con la mirada deslumbrante, aunque temerosa, te seguiré insistiendo. ¿Aceptas que te escriba más seguido?

 .

Tuyo aún en tus rechazos Osfelip.

 

.m

cartas de amor
Carta segunda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .