EN NUESTRA CITA

EN NUESTRA CITA

Subió a la cima, al lomo del celaje,
mi súplica de amor porque te viera
en una tarde blanca como cera,
bajo de un árbol lleno de ramaje..

Pasé, sin duda, un cálido paraje
donde tú, donde yo —visión severa—
dijimos nuestra vida verdadera
a cada esquina verde del paisaje.

Tomé tu mano ya sobre mis manos
para sentirte cerca, cara a cara,
mirando con amor tus ojos sanos.

¡Qué gusto! Supe luego que quería
una pasión sincera, fuerte, clara,
contigo para siempre cada día.

Osfelip Bazant

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .