MÍRAME

MÍRAME

Ven y mírame y vuélveme a mirar
al menos por un rato hacia mis ojos,
porque parecen dique en los remojos
a punto de romperse y derramar…

Mírame mucho, sin parpadear,
que sólo así ‒ya estén o no muy rojos‒
siento en el alma cálidos rastrojos
de avenencia, de fe, de bienestar…

Pues si me miras luego se enriquece
el amargor, en donde mudo vivo,
con un placer que nunca languidece.

Pues ya ni un rezo en las eternas misas
me asiste con un método efectivo
para reír sin falsedad ni prisas…

Osfelip Bazant

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .